Siembra, plantación y propiedades de las crucíferas


Las crucíferas,  coliflor, brócoli, repollo y repollitos de Bruselas, son cultivos habituales e indispensables en el huerto. 

Cultivo

Almácigos

En el hemisferio Sur, los almácigos se hacen en enero, febrero y marzo, septiembre según especie.

Preparación de suelos

El suelo deberá estar bien abonado. 

Transplante

El trasplante se realizará en melgas separadas a 70 cm. Y a 50 cm si estamos trabajando en mesa de cultivo o contenedor, y con una distancia entre plántula de 40 cm.

Les gusta estar a pleno sol pero también puede crecer con éxito en lugares donde no lo reciba todo el tiempo.

Rotación de cultivos

Idealmente  trasplantar a zonas donde los cultivos anteriores hayan sido hortalizas como las solanáceas (berenjenas,papas, pimentones, tomates), el maíz, las lechugas o las acelgas.

Asociación de cultivos

Asociar con   leguminosas como arvejas, habas, porotos

Riego

El riego debe ser frecuente después de realizar el trasplante hasta que la plántula arraigue bien y se convierta en adulta, después distanciamos el riego, salvo ciclos de sequía, y regamos una vez por semana.

Cuidados culturales

Aporcar la tierra una vez que las plántulas están establecidas. Esto esponja la tierra y permite que el riego se aproveche más. Mantener libre de malas  hierbas. Quitar las hojas exteriores más grandes, para permitir que la planta siga creciendo. Retirar también las hojas viejas o muertas para evitar problemas de enfermedades. Poner un mulching (cobertura vegetal) de paja.

Cosecha

se cosechan desde la primavera hasta inicios del verano. Entre 2-4 meses después del trasplante.

Plagas

Para mantener a raya las plagas que atacan a el cultivo de crucíferas, pulverizar con purín de ortiga y estar alerta colocando trampas de cerveza para las babosas y los caracoles.

Mariposa de la col, poner trampas para que el ataque sea menor

Propiedades

La familia de las crucíferas, son unas hortalizas muy ricas en vitamina C. Como habitualmente se consumen durante el invierno, son unas grandes aliadas para combatir las gripes y resfriados. También contienen cantidades importantes de betacarotenos, vitamina K y minerales como el zinc y el selenio.

  • Están cargadas de antioxidantes, de ahí su fama como alimento anti-cáncer.
  • Una ración de crucíferas aporta la misma cantidad de Calcio que un vaso de leche, por lo que es ideal para las personas que sufren de los huesos, las mujeres en época de lactancia y para los niños/as cuando están creciendo. Además su absorción es mejor que la de los lácteos.
  • Muy depurativas, son casi imprescindibles en las dietas de adelgazamiento, al tener mucha fibra ayudarán con su elevado poder saciante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *