Salvia – Propiedades y usos


La Salvia es un género de plantas que cuenta con unas 900 especies entre herbáceas y arbustos. Las especies se conforman por hierbas perennes, bienales y anuales. Aquí hablaremos de la Salvia officinalis L., que es la más común en Chile. En Chile también se llama “salvia” a Sphacele salviae, una planta de la misma familia (Labiada).

En los tiempos medievales, se le llamaba “salvia salvatrix”, lo que significa “salvia, la salvadora”. Su nombre procede de la palabra latina salvare (curar).

Es una especie herbácea perteneciente a la familia de las lamiáceas.

La suma de los principios activos que contiene dotan a la salvia de un amplio espectro de virtudes terapéuticas, que hacen de ella una de las plantas más versátiles y más apreciadas por los herbolarios profesionales, que no dudan en incorporarla en sus remedios.

 

Propiedades medicinales

  • Posee un efecto tónico y vigorizante importante. Se destina a tal efecto a combatir los estados de debilidad, atonía (falta de voluntad o energía para hacer cosas) Completando el supuesto anterior, aporta su capacidad para estimular el apetito y vencer la desgana. Está indicada en caso de inapetencia continuada, anorexia leve, convalecencia de una enfermedad por infección vírica o bacteriana.
  • Es un buen aliado de la salud de la mujer. Por su efecto antiespasmódico y astringente, contribuye a aliviar los dolores de la menstruación y a normalizar el periodo.
  • La salvia contiene propiedades termorreguladoras que ayudan a paralizar las terminaciones nerviosas de las glándulas sudoríparas. Por tanto, es recomendable para aquellas mujeres que se encuentren en la menopausia y que sufran de sofocos y sudoración excesiva, calmando éstos y otros indicios típicos de la deficiencia de estrógeno evitando el tener que recurrir a los clásicos tratamientos de sustitución hormonal.
  • Como tónico digestivo, alivia los espasmos gastrointestinales y está indicada en caso de gastroenteritis y dispepsias o digestiones lentas y difíciles, así como en indigestiones nerviosas, que cursan con náuseas y vómitos.

En forma de gárgaras, se emplea para tratar cualquier inflamación del tipo bucofaríngea, como anginas o dolores de muelas. De hecho, según la Agencia Europea del Medicamento (EMA) y la ESCOP (European Scientific Cooperative on Phytoterapy), la salvia está indicada en el tratamiento sintomático de inflamaciones de la cavidad bucal y la garganta, como gingivitis y faringitis. Se recomienda asimismo su uso para aliviar dolencias musculares, reuma o artritis y, gracias a sus propiedades antisépticas, se puede utilizar para heridas y úlceras, favoreciendo su cicatrización y evitando las infecciones.

  • La salvia ayuda a controlar la glucosa dentro de los niveles normales, gracias a sus propiedades hipoglucemiantes, por lo que puede ayudar a aquellas personas que padecen diabetes, aunque siempre debe ser consultado con el médico antes de su consumo. Además, se están realizando estudios para demostrar sus efectos positivos para prevenir complicaciones frecuentes en pacientes con diabetes tipo II como hipercolesterolemia, pérdida de memoria.
  • Como planta carminativa y desinfectante, la salvia se ha usado para combatir el mal aliento o halitosis y para eliminar el mal sabor de boca. Para tales casos bastaba con masticar las hojas frescas.
  • Muestra una moderada acción astringente y antidiarreica, sirve para aliviar diarreas ocasionales.
  • Por su efecto antiséptico, antiinflamatorio y antiviral, se ha destinado al tratamiento de afecciones del sistema respiratorio, bronquitis leves, resfriados, procesos gripales, amigdalitis y faringitis.
  • Alivia los dolores articulares, por su efecto antiinflamatorio y se incluye en algunas fórmulas antirreumáticas.
  • Se la incluye también en formulaciones herbarias para tratar la hipertensión arterial, por su efecto diurético potente.
  • Favorece la emisión de orina y ayuda a combatir los focos de infección en las vías urinarias.
  • Combinada con romero y tomillo, contribuye a fortalecer el cabello, y se aplica en forma de loción para acabar con la caspa en dermatitis seborreicas, y para frenar la caída del cabello y prevenir la alopecia.
  • La loción de salvia se había utilizado tradicionalmente para disimular las canas, con un éxito muy relativo.
  • La salvia es también un excelente remedio para la piel, a causa de su poder regenerador a nivel celular y por sus efectos astringentes, cicatrizantes y desinfectantes. Se indica en caso de picaduras de insectos, heridas con o sin sangrado, llagas, urticarias con ronchas e inflamación de la piel, ulceraciones, etcétera.
  • En usos tradicionales, la salvia se ha hecho servir para blanquear los dientes.

Preparaciones con salvia

Infusión

Ingredientes

  • 5 g de salvia (aproximadamente una cucharada sopera) si la usas seca. Si es fresca, es suficiente con usar 4 o 5 hojas por cada taza de agua.
  • 250 ml de agua.
  • Opcional: zumo de limón y/o miel.

Elaboración:

    1. Hierve el agua. 
    2. Incorpora la salvia, deja reposar 5 minutos con la taza tapada.
    3. Cuela y sirve.
    4. Puedes agregar zumo de limón y miel al gusto.

Decocción

Ingredientes

– 30 gr de hojas secas de salvia

– 300 ml de agua

Elaboración

– Llevar el agua fría y la salvia a ebullición en un cazo.

– Una vez se ha alcanzado la ebullición, dejar hervir todavía unos diez minutos a temperatura de ebullición.

– Dejar enfriar durante 15 minutos.

– Filtrar.

Posología

Hacer gargarismos varias veces al día. En caso de afecciones cutáneas, aplicar también varias veces al día.

Contraindicaciones

 La salvia contiene tuyona y alcanfor, compuestos que pueden ser peligrosos si se consumen en gran cantidad. Algunas de las contraindicaciones y los efectos colaterales incluidos son convulsiones y daños en el hígado.

Las mujeres embarazadas no deben consumir salvia, pues la tuyona puede causar contracciones uterinas.

A pesar de que la infusión de salvia se recomienda para disminuir el nivel de leche materna en las madres que tratan con la sobreproducción, debido a la tuyona, los lactantes deben evitarlo o consultar a un médico antes de utilizarlo.

Hay una preocupación de que la salvia tenga efectos similares al estrógeno, por lo que las personas con sensibilidad a las hormonas no deben consumirla.

Concluyendo, tomar el té de vez en cuando o en situaciones específicas como resfriados y dolor de garganta, puede mejorar su salud y fortalecer su sistema inmunológico, mantenerte hidratado y aumentar su ingesta de antioxidantes, pero asegúrate de evitar el consumo exagerado, debido a su contenido de tuyona y alcanfor.

Fuentes:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *