Melisa o Toronjil para la pena – Propiedades y usos


Melissa officinalis L., Melisa, limoncillo, menta melisa, hoja de limón, toronjil o toronjil dulce

En Chile esta hierba recibe el nombre comúnmente de Melisa o Toronjil. No confundir con el Toronjil Cuyano o Marrubio, del cual hablaremos más adelante.

Esta planta permite tratar problemas a los nervios, estados depresivos, insomnio y dolor de cabeza. La infusión con hojas de toronjil dulce es buen remedio para los “sustos”. 

Se trata de un vegetal robusto y perenne, que florece durante el verano y que puede identificarse con facilidad debido a su olor a limón (algo que ha provocado que otros de los nombres por los que suele ser conocida sean los de limoncillo u hoja de limón).

Propiedades beneficiosas de esta planta

La melisa posee una serie de propiedades beneficiosas para la salud y para el tratamiento de ciertas molestias, las cuales proceden de su composición química (es rico en eugenol, cariofileno o germacreno además de citral o citronela. Algunas de sus propiedades y usos más conocidos se indican a continuación.

1. Calmante y sedante

Una de las propiedades más relevantes la melisa es su efecto sedante y relajante, contribuyendo a rebajar estados de ánimo alterados o de agitación, como la depresión o la ansiedad. Asimismo contribuye a favorecer el sueño, algo útil en casos de insomnio.

2. Analgésico

La melisa también puede tener un interesante efecto anestésico, al reducir y bloquear las señales de malestar que normalmente viajarían rápidamente por nuestro sistema nervioso.

Es frecuente que se emplee para disminuir las molestias propias de la cefalea o la migraña, las molestias digestivas o incluso los dolores musculares.

3. Hipotensivo

Otra de las propiedades útiles del también llamado toronjil, se encuentra en su capacidad para hacer rebajar los niveles de tensión arterial, algo que puede ser de utilidad en casos de ansiedad y en sujetos con hipertensión.

4. Alivia problemas gastrointestinales

Se suele emplear la melisa para el tratamiento de las molestias de los problemas intestinales, dado que permite reducir los niveles de gases y prevenir situaciones como cólicos. También favorece la protección del hígado y la secreción de bilis (favoreciéndola).

5. Antitusivo

Se ha observado que la toma de melisa, especialmente cuando se hace en infusiones, contribuye a calmar, aliviar y reducir los niveles de tos y de irritación en la garganta.

6. Problemas menstruales

La melisa es también una aliada de la salud de la mujer. Alivia los trastornos de la menstruación, en menstruaciones dolorosas o dismenorreas, y algunos de sus diferentes síntomas, como el dolor lumbar, los dolores espasmódicos y la migraña. Se recomienda asimismo para mujeres en la perimenopausia, para aliviar también algunos de sus síntomas, como dolores musculares, migrañas y estados depresivos leves.

Cómo utilizarla

  1. En crema o ungüento. Aplicar sobre llagas, inflamaciones, heridas que no cicatrizan o picaduras de insecto.

     

  2. En loción agrega 1 ml (20 gotas) de aceite esencial de a 100 ml de agua y obtendrás una loción para aplicarse con atomizador sobre la piel como repelente de insectos para la noche.

  3. En infusión. Se toma una taza de hojas verdes frescas o secas de melisa, 3 veces diarias para la depresión, el agotamiento nervioso, la indigestión o náuseas. Utiliza una infusión diluida para los niños con varicela.


  4. En tintura. Toma 10-20 gotas en agua 3-5 veces diarias para la depresión, las jaquecas tensionales y la ansiedad.


  5. En aceite para masaje. Añade 5-6 gotas de aceite esencial a 15 ml de aceite de coco y aplícalo masajeando para la depresión, tensión, asma o bronquitis.

Precauciones

La melisa es en general una planta bastante segura, que puede administrarse a niños y a ancianos sin temor alguno. No obstante, se han descrito algunos efectos perjudiciales para la tiroides por la ingesta de extractos de melisa, por lo que su consumo debe ser evitado en casos diagnosticados con hipotiroidismo.

También se han citado algunos efectos adversos, sobre todo a causa de dosis inadecuadas, por excesivas o por reacciones alérgicas a sus componentes, como por ejemplo gastroenteritis, náuseas, vómitos y dolor abdominal, aunque esto solo se produce de manera excepcional.

Por otro lado, como ocurre en otros muchos casos, la toma del aceite esencial de melisa puede provocar irritación gástrica y debe ser evitado en caso de padecer gastritis, úlceras gastroduodenales, colitis ulcerosas, hepatopatías y epilepsias. La ingesta de 2-3 gramos de aceite esencial puede provocar bradipnea (descenso de la frecuencia respiratoria), somnolencia, o hipotensión. Por regla general, es preferible abstenerse de tomar el aceite esencial por vía oral y de exponerse al sol si se aplica en la piel.

Por otro lado, no se recomienda simultanear la toma de remedios con melisa y antidepresivos de síntesis, antihistamínicos, narcóticos, u otros sedantes. Se debe evitar consumir melisa durante el embarazo y la lactancia pues puede ser perjudicial y provocar malformaciones en el feto.

 

Fuentes

http://www.culturapuqueldon.cl/hierbas_medicinales.pdf

https://psicologiaymente.com/salud/toronjil

https://www.hogarmania.com/salud/salud-familiar/remedios-naturales/melisa-15975.html

https://www.webconsultas.com/belleza-y-bienestar/plantas-medicinales/contraindicaciones-de-la-melisa-14546

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *