Los purines orgánicos: qué son, cómo actúan, elaboración y su conservación


¿Qué son?

Los purines son fermentos preparados a partir de hierbas, restos vegetales o estiércoles.

 

¿Cómo actúan?

Según los ingredientes, los purines tienen diversas aplicaciones.  Básicamente aportan enzimas, aminoácidos y otras sustancias al suelo y a las plantas, aumentando la diversidad y disponibilidad de nutrientes para las mismas.

Pero mucho más importante que esto es el aporte de microorganismos: Mediante la preparación de purines logramos desarrollar “cultivos” de microorganismos, en especial de bacterias.

Cada purín es un cultivo específico donde se reproducen rápidamente determinados tipos de bacterias en un ámbito propicio para su desarrollo.  Cuando regamos el suelo con estos preparados, estamos inoculando, “sembrando” el suelo de nuestra huerta orgánica con millones de microorganismos que transformarán la materia orgánica del suelo en nutrientes específicos para las plantas.  De ese modo mejorará la disponibilidad de nutrientes y por lo tanto la sanidad, el desarrollo y la producción de las plantas.

 

Si se utilizan  purines:

  • Mejora la estructura del suelo
  • Sana suelos empobrecidos
  • Retiene mejor el agua
  • Se desarrolla mejor la masa radicular
  • Se fija mejor el nitrógeno en el suelo
  • Hay mayor disponibilidad de carbono en el suelo (color más oscuro de la tierra).
  • Aumenta la cantidad de lombrices. Ensayos realizados demuestran que las lombrices migran hacia los  sectores donde se aplican purines.
  • Disminuyen las plagas

 

Que se necesita para elaborar purines?

1.-Recipiente: No metálico (plástico, vidrio, cerámica

2.-Agua: Nota: Ojala se use agua de lluvia

Si se usa agua con cloro (de la red de agua) se recomienda  dejarla reposar al menos 2 días al sol)

3.-Hierbas: Proporción: 1kilo de hierbas x 10 litros de agua, 100 gramos x 1 litro de agua

 

Fases del proceso.

El proceso de elaboración puede dividirse en varias etapas:

  1. Maceración:Ésta se inicia a partir del momento que iniciamos el preparado.  La acción del agua comienza a extraer las sustancias del material vegetal y prácticamente no hay desarrollo bacteriano.  Todos los días se bate el preparado enérgicamente durante unos minutos con ayuda de un palo de madera, para que entre abundante oxígeno, y se vuelve a tapar no herméticamente. .

El proceso de maceración dura de doce horas hasta tres días, según la temperatura ambiente.

El preparado macerado se utiliza principalmente para:

  • combatir plagas de insectos u hongos.
  • aplicar el extracto de las hierbas utilizada sin diluir

2. Fermentación: Por la acción de hongos, levaduras y bacterias comienza a descomponerse el material vegetal. En esta etapa cambia la composición química del preparado, ya que las sustancias iniciales se transforman en enzimas, aminoácidos y otros nutrientes para las plantas.  En la medida que avanza la fermentación, disminuyen las sustancias originales, aumenta la población de bacterias y de los productos elaborada por éstas.

Los preparados en fermentación se utilizan principalmente:

  • como abonos líquidos, para regar el suelo entre las plantas o pulverizando, generalmente sin diluir, como abono foliar.

3. Purín maduro: Después de una a dos semanas las bacterias han transformado prácticamente todo el material disponible. Hay una mínima concentración de sustancias originales, pocos nutrientes (estos también han sido consumidos en su mayor parte por las bacterias) y una altísima concentración de bacterias (de 300 a 2000 millones de bacterias aeróbicas por miligramo de preparado).  Si al comienzo podía haber una diversidad de bacterias, en la medida que avanza el proceso de fermentación, una especie va desplazando a las demás.  El cultivo de bacterias que se desarrolla depende del tipo de material vegetal que utilizamos inicialmente.  El preparado está listo cuando el material original se encuentra disuelto completamente (quedando solamente los tallos u otras partes duras).  También habrá cambiado de color (cada purín adquiere un color característico) y tendrá un olor fuerte (a “podrido”), que se nota más al batir el líquido.

El purín maduro se utiliza generalmente para inocular el suelo con las bacterias, regando el preparado diluido en 10 a 20 partes de agua (sin cloro, para no matar las bacterias).  En algunos casos se pulveriza en forma concentrada para combatir plagas.

4. Conservación y Guarda: Una vez preparados Se envasa en recipientes no metálicos botellas oscuras, se tapa y se guarda en lugar fresco, oscuro y a la sombra.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *