Entrevista en El Definido: Estos huertos urbanos están haciendo florecer un Santiago más verde


Con sus propias manos, los santiaguinos están ayudando a dejar atrás el estigma de vivir en una ciudad gris y estos cuatro proyectos de agricultura urbana lo demuestran. Dan ganas de imitarlos, ¿o no?

La fama de Santiago como una ciudad gris, poco a poco, está quedando atrás de la mano de sus propios habitantes. El motivo se explica, en parte, porque en lugares en desuso y que tienen el potencial para ser más, están construyendo huertos urbanos y de paso, fortaleciendo sus lazos como vecinos.

¿Dónde están los huertos santiaguinos y en qué están? ¡Partamos el recorrido!

Centro Nacional de Arte Contemporáneo- Cerrillos


Foto: “La Chacra”, Centro Nacional de Arte Contemporáneo.

El Centro Nacional de Arte Contemporáneo es todo un lujo, ya sea por su cartelera de exposiciones como por el lugar en donde está ubicado: el Parque Bicentenario Cerrillos y al que ahora se puede llegar a través de la Estación Cerrillos de la Línea 6 del Metro de Santiago.

Unir el arte y el parque fue posible a fines de 2017 cuando el artista visual Enrique Ramírez expuso “La Chacra”, una obra que explora cómo el ser humano interviene la naturaleza y la ha devastado, y cómo ésta ha sido resiliente.

De la mano de Emiliano de la Maza, diseñador y consultor especialista en agricultura urbana, quien fue uno de los cofundadores de PlantaBanda e impulsor de los huertos en Infante 1415, desarrollaron una obra viva en el lugar con una huerta en el patio del centro con plantas comestibles, medicinales y nativas, entre otras.

Así, se pudo “abrir el centro a los vecinos con una parrilla de actividades y así generar una comunidad”, dice Emiliano a El Definido. “Para mí esto es fundamental, porque es su espacio de aprendizaje. Y eso tiene el huerto, porque por un lado invita a desarrollar un proceso de observación para después intervenirlo entendiendo cuál es su tipo de suelo, los pájaros que van, la iluminación que recibe, orientaciones, etc”.

Si bien plantea que no hay una receta para un huerto saludable, explica que los adultos mayores, estudiantes y vecinos en general que participaron en su creación, entre quienes están Gilles Clément, Gerardo Valdebenito y Felipe Catalán, han estado felices con el huerto.

Aún más lo está el jardinero del centro, Don Alonso Cáceres, como cariñosamente le dice Emiliano, quien incluso reconoce que es uno de los más entusiastas en que este lugar se mantenga y siga sumando a más colegios del sector y vecinos.

Ecobarrio Patrimonial Yungay- Santiago


Foto: Ecobarrio Patrimonial Yungay.

Si hay algo que caracteriza a los vecinos del Barrio Yungay es el profundo amor por el lugar donde viven y su capacidad de organización para cuidarlo. Producto de esto, en 2009 lograron que el Consejo de Monumentos Nacionales lo reconociera como Zona Típica.

Con este espíritu, hace cuatro años un grupo de vecinos formó la agrupación Ecobarrio Patrimonial YungaySegún cuenta a El Definido una de sus integrantes, Isabel Cayul, “vimos la necesidad de hacernos cargo de parte de los problemas ambientales que afectan a nuestra comunidad, como los micro basurales, el deterioro y mal uso de espacios públicos, la ‘tenencia irresponsable de mascotas’, entre otros”.

La agrupación se reúne todas las semanas en la Junta de Vecinos Barrio Yungay, una casona típica del sector ubicada en Herrera 650. El patio de esta casa fue el puntapié inicial para la construcción de huertos en el barrio con una huerta que además tiene un invernadero, gallinas ponedoras, iluminación solar, un punto limpio y compostera.

Asimismo, es parte de un circuito integrado por el Jardín Infantil Ignacio Carrera Pinto (Av. Portales 3357) y la Plaza Libertad (Libertad con Catedral), en donde el artista urbano Henruz junto con los vecinos, acaban de pintar un mural.


Foto: Ecobarrio Patrimonial Yungay.

Como parte del carácter educativo de esta organización, han impulsado la construcción de huertos en diversos lugares del barrio, siendo algunos de ellos el Museo de la Educación Gabriela Mistral y el Invernadero del Parque Quinta Normal. Este último está cercado debido a un proyecto de recuperación que busca devolverle a esta infraestructura de más de 150 años su carácter de conservatorio de plantas y complementarlo con nuevos servicios. 

Sin embargo, Ecobarrio ha consolidado otros espacios. Por ejemplo, en la Plaza Libertad, han establecido un plan de trabajo con voluntarios, sean o no del barrio, donde se juntan cada viernes, entre las 19:00 y 21:00 horas, para mantener la huerta y distribuirlas entre quienes participan.Paralelamente, realizan otras actividades que son de interés de los vecinos como convivencias, talleres de ciclismo, proyecciones de películas, etc.

Para la organización, el apoyo de Hellmann’s ha sido importante para llevar a cabo las iniciativas: “Hace algunos años decidimos dar un giro sustentable. Comenzamos a ver de qué manera nuestras marcas pueden ser un aporte en la sociedad”, cuenta Beatriz González, Product Manager de la empresa.

El éxito que ha tenido Ecobarrio con sus actividades y talleres los ha impulsado a llevar adelante más iniciativas. Al respecto, Isabel nos cuenta que este 2018 sus metas no son pocas. Por esto, trabajarán para consolidar el Centro Educativo Ambiental de Herrera 650 con un centro de documentación, sumar dos nuevos jardines infantiles del barrio a las actividades para masificar la educación ambiental en la primera infancia, fortalecer el proyecto “NO + bolsas plásticas”, junto con la Imprenta Barrial, y así distribuir bolsas de telas ecológicas en los almacenes del barrio.

Así, dan ganas de contagiarse del espíritu verde de los vecinos de Yungay.

Huertas Urbanas – La Reina


Foto: Huertas Urbanas de La Reina.

Casi al final de la Av. Fernando Castillo Velasco, en la esquina con Las Perdices, está la Corporación Aldea del Encuentro y, en su interior, están las Huertas Urbanas de La Reina.

Éstas fueron propuestas por la agricultora Julia Franco al Concejo Municipal y aprobadas de manera unánime. Según cuenta a El Definido, las huertas fueron ideadas para “disponer de espacios comunitarios para enseñar a los vecinos a cultivar sus propios alimentos”.

De esa idea han pasado 16 años y hoy es un proyecto hecho y derecho con actividades, capacitaciones y talleres sobre agricultura urbana, arquitectura sustentable, compostaje, el correcto uso de aguas residuales, energía solar, lombricultura, etc.

Estos temas atraen a voluntarios de todas las edades que buscan aprender a cultivar, comer más sano, disfrutar más tiempo al aire libre, realizar trabajos comunitarios y, en general, mejorar la calidad de vida. De hecho, según dice Julia, “los vecinos que trabajan en las huertas tienen entre 18 y 80 años, dentro de los cuales hay estudiantes, obreros, administrativos, profesionales y también desempleados”.

Pero, esto no es todo, porque entre quienes recorren las huertas también hay futuros huerteros de jardines y colegios, quienes participan en visitas guiadas a cargo del equipo de las huertas. ¿Eres profesor y te gustaría ir con tu curso? Escribe a huertasorg@gmail.com.

Ahora, si ya saliste del colegio hace poco o muchos años, o tienes hijos, también puedes visitar las huertas. El horario es de lunes a viernes de 8:30 a 12:30 horas, y los sábados, de 9:00 a 14:00 horas. Además, todos los sábados del año, puedes comprar los productos que se cosechan en el stand de las huertas instalado en la Ecoferia de La Reina, ubicada en la Aldea del Encuentro (Av. Fdo. Castillo Velasco -Ex Larraín- 9750).

Huertos – La Pintana


Foto: Universidad de Chile.

Si de tradición en cultivos urbanos se trata, La Pintana gana por lejos. El origen se remonta a los años 40 cuando su población obrera estaba acostumbraba a plantar en sus jardines, que eran el campo de Santiago.

De esa época hasta ahora, las zonas rurales de la comuna han disminuido producto de la expansión urbana. No obstante, aún hay terrenos, como las parcelas de los primeros vecinos del sector y el icónico campus Antumapu de la Facultad de Ciencias Agronómicas de la Universidad de Chile.

La costumbre agrícola tampoco se ha perdido. Es más, porque gracias a las organizaciones locales, entre ellas la Asociación Gremial de Huerteros de La Pintana, los vecinos de Villa Las Rosas, la Mesa Vecinal Huertos José Maza y los estudiantes de Antumapu, se ha mantenido, llevándola a acoger actividades del Primer Encuentro Nacional de Huertos y Agricultura Urbana, realizado en 2014.

Los esfuerzos por tener una comuna más sustentable también provienen del municipio que creó la Dirección de Gestión Ambiental (DIGA) en 1995. Esta área impulsa y desarrolla iniciativas como la recolección de residuos orgánicos en casas y ferias libres, la recolección de aceites para producir biodiesel y evitar que contaminen el agua y el suelo cultivable, lombricultura, etc.

La municipalidad además tiene un vivero en el que usa el compost generado del reciclaje para plantar árboles que después son trasladados a los espacios públicos de la comuna y con ello se ahorran recursos. Digno de imitar, ¿cierto?

Si deseas conocer más de lo que se realiza en La Pintana, te invitamos a ver este video:

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *