¿Cómo cultivar los repollitos de bruselas?


Los repollitos de bruselas la podemos cultivar perfectamente en cualquier modalidad de huerto urbano. Es un cultivo muy similar al resto de las brasicas.

Al contrario de lo que sucede con otros tipos de brasicas como la coliflorromanescorepollo los repollitos de Bruselas no da un solo fruto (pella) sino que mantiene una producción continuada durante mucho tiempo. Por ello, con menos plantas, obtendremos una producción aceptable.

Contrariamente a otros tipos de brasica relativamente esquilmantes de los terrenos, los repollitos de Bruselas se adaptan perfectamente a suelos medianamente ricos, que son los apropiados. Cultivada en terrenos o sustratos muy ricos, producen una vegetación muy vigorosa y abierta, en lugar de plantas compactas con repollos bien apretados.

Aguantan bien los inviernos fríos.

Si partimos de semilla, la época de siembra directa al terreno más adecuada, es durante los meses de marzo a mayo al aire libre para las producciones de otoño, y en mayo o junio, también al aire libre, para las producciones de invierno y primavera.

Si la siembra se realiza en semilleros, a las 4 ó 6 semanas, cuando las plántulas tengan algo más de 10 centímetros de altura, ya las podemos trasplantar al lugar definitivo.

Si compramos las plántulas de viveros, podremos empezar a recolectar sobre los dos a tres meses de cultivo.  

Cómo cultivar la Col de Bruselas en un huerto urbano de campo


P,lantaremos las plántulas en líneas con una separación de unos 70 a 100 centímetros. Y entre plantas unos 50 a 60 centímetros.

Podemos aprovechar las zonas entre líneas para cultivar alguna otra hortícola de tamaño más pequeño y precoz, como por ejemplo diferentes tipos de lechuga.

 

Cómo cultivarlos en un huerto urbano de terraza o balcón


Utilizar una sola planta por contenedor de un diámetro de unos 20 centímetros como mínimo y un sustrato especial para hortalizas.

No conviene que sea un sustrato muy rico para que la planta crezca de forma compacta. También ubicaremos estas macetas en una posición muy soleada. Si hay viento fuerte, es conveniente utilizar una caña como tutor para evitar que se pueda partir su tallo.

El abonado, en todos los casos, debe de ser rico en Fósforo y Potasa ya que los muy ricos en nitrógenos nos darán Repollo de Bruselas con crecimiento desproporcionado y con repollos poco compactos.

Su recolección será en varios pases, recogiendo sólo los cogollos más formados, con un tamaño superior a los 3 centímetros de diámetro.

Originarias de Italia, llegaron hasta Bélgica gracias a las legiones romanas y tomaron el nombre de la ciudad de Bruselas, donde se convirtieron en la variedad que hoy conocemos. Las coles o repollos son un producto propio de la temporada de otoño e invierno.

A pesar de ser un alimento relativamente reciente, datado en torno al siglo XIX, su sabor dulzón se ha convertido en un clásico en las cenas de Acción de Gracias. Así, es una de las guarniciones que se colocan junto al tradicional pavo y que aporta un alto contenido de vitaminas A y C, así como ácido fólico.

 

Valor nutricional (por cada 100 gramos):

Calorías: 54 kcal

Proteínas: 9,8 gr

Grasas: 0,3 gr

Hidratos de carbono: 6,6 gr

Fibra: 8,8 gr

Potasio: 389 mg

Hierro: 1,4 mg

Magnesio: 23 mg

 

Propiedades:

Las coles de bruselas son un alimento ideal como acompañamiento. Además, casi el 90% de su composición es agua, mientras que el resto son nutrientes de gran valor. Entre ellos, destaca el alto contenido en fibra, lo que hace de este un alimento que permite regular el tránsito intestinal y combatir el estreñimiento.

Asimismo, su contenido en vitamina A fortalece el sistema inmune de nuestro cuerpo y beneficia a la vista. Mientras que la vitamina C actúa como antioxidante y acelera la cicatrización de heridas en la piel y frena el deterioro de los huesos.

Por otra parte, el bajo contenido en grasas de las coles de bruselas las convierte en un alimento óptimo para dietas de reducción de peso así como para disminuir los niveles de colesterol en sangre.

También se recomienda su consumo entre las embarazadas, pues este alimento es rico en ácido fólico, lo que contribuye a evitar malformaciones en el feto.

 

Fuente:, Nuestra experiencia en las Huertas y otros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *