Brócoli – Propiedades medicinales


El brócoli es una planta de la familia de las brasicáceas o crucíferas, anteriormente llamadas oliflorrucíferas. Entre otros vegetales de la misma especie se encuentran el repollo, la coliflor y los repollitos de Bruselas. Esta hortaliza proviene de cultivos en climas frescos, por lo que no suele ser muy próspera durante el verano.

Una planta posee abundantes cabezas florales carnosas de color verde, dispuestas en forma de árbol, sobre ramas que nacen de un grueso tallo comestible.

Esta hortaliza ha llamado más la atención que ninguna otra, ya que consumirla previene de enfermedades como el cáncer de colon. Es rica en nutrientes y posee diversos beneficios al ser consumido. El brócoli tiene alto contenido en vitamina C, una porción de 100 grs. aporta más del 150% de la ingesta diaria recomendada de esta vitamina. También contiene vitamina K, vitaminas del complejo B, vitamina A, magnesio, hierro, zinc, cromo, cobre, potasio, fósforo, proteína, fibra y fito-nutrientes. . Por estas razones se le reconoce como la “Verdura anticáncer”.

Beneficios del Brócoli

Tiene propiedades anticancerígenas. Diferentes estudios han demostrado su papel protector frente al cáncer de mama, de útero, de próstata y de órganos internos como hígado, colon, riñones e intestinos. Estas propiedades anticancerígenas se potencian con su contenido de vitamina A, C y E, aminoácidos, zinc y potasio. El brócoli, junto con otras crucíferas como los repollitos de Bruselas, el repollo o el kale, es una gran fuente de una sustancia llamada sulforafano, un azufre orgánico natural conocido por sus propiedades anticancerígenas. 

Gran poder antiinflamatorio. Los compuestos fenólicos que se encuentran en el brócoli son poderosos antioxidantes que combaten el daño producido por los radicales libres evitando el envejecimiento celular prematuro y cuentan con un efecto antiinflamatorio que protege de infecciones y de enfermedades como las degenerativas.

Protege el corazón. Ayuda a eliminar el colesterol malo del organismo y tiene un alto contenido en fibra, por lo que nos protege frente a las enfermedades cardiovasculares. La presencia del cromo, un mineral encargado de regular la glucosa en la sangre, ayuda también a prevenir la hipertensión arterial.

Desintoxica el organismo. Sus propiedades antioxidantes ayudan a eliminar las toxinas, los radicales libres y el ácido úrico, purificando la sangre y la piel. Los vegetales como el brócoli, el rábano, la coliflor y la col contienen selenio y mejoran el metabolismo de los estrógenos que sucede en el hígado.

Protege los huesos. Comer brócoli es excelente para mantener los huesos sanos y fuertes, dado su contenido de calcio, fósforo, magnesio y zinc.

Cuida los ojos. Sus nutrientes, como la zeaxantina y el betacaroteno, y la vitamina A convierten al brócoli en un protector de la salud ocular. Previene la degeneración muscular, las cataratas y los daños de las radiaciones UV. La luteína que contiene protege al ojo de las enfermedades degenerativas como las cataratas y otras dolencias de la visión relacionadas con la edad.

Mejora la piel. Ayuda a tener la piel mucho más atractiva, joven, suave y brillante, ya que es antioxidante, y además posee vitamina E, B, A, K y ácidos grasos Omega 3. La vitamina C produce colágeno y mantiene la piel sana y flexible, mientras que la vitamina E protege las membranas celulares de la piel y defiende contra el daño por radiación de rayos UVA.

Previene la anemia. El brócoli posee hierro y proteínas, sustancias que son fundamentales para combatir la anemia.

Previene el estreñimiento. Gracias a su contenido de fibra, el brócoli se aconseja para combatir el estreñimiento, ya que gracias a esta propiedad ayuda a prevenir afecciones al estómago, como acidez, inflamación y mejora la digestión. Los compuestos azufrados que contienen, como el sulforafano, son eficaces frente a la helicobacter pylori, causante de úlcera gástrica y de algunos tipos de cáncer gástrico. Además, es rico en calcio, sobre todo en la parte del tronco. Para que guarde todas sus propiedades, es bueno tomarlo “a la inglesa”, muy poco hervido o crudo.

Fortalece el sistema inmunológico. Por la presencia de vitamina C, el beta-caroteno, más otras vitaminas y minerales.

Es perfecto para tomar durante el embarazo ya que es rico en ácido fólico, proteínas, calcio, antioxidantes, fibra y fósforo, toda futura madre debe consumirlo. El brócoli es un alimento muy nutritivo y necesario en la alimentación durante el embarazo.

¿Cómo cocinar el brócoli?

Una media de 90g de esta hortaliza aporta a las mujeres 2 mg de los 15 mg recomendados de hierro al día. Si hablamos de los hombres, aporta el 25% de lo que está aconsejado diariamente. Para que aumenten los niveles de hierro, se recomienda consumir semanalmente dos o tres porciones.

Brócoli al vapor. Cocinar el brócoli al vapor consigue mantener la gran parte de sus nutrientes, alrededor de un 90%. Sobre todo, mantiene la vitamina C y los glucosinolaos, que favorecen la prevención para diferentes tipos de cáncer. Sin embargo, es importante una cocción corta de no más de 5 minutos o de lo contrario el brócoli empezará a perder propiedades.

Salteado con aceite de oliva. Para una ración de 150 gramos de brócoli se utilizarán 2-3 cucharadas para el salteado. De esta manera, se conservan también muchos nutrientes y se le da sabor a la verdura.

Cuanto más entero, mejor. Las verduras cuanto menos contacto con el agua tengan, mejor ya que si los trozos son muy pequeños y más superficie tiene contacto, la pérdida de nutrientes será mayor.

No utilices el microondas. un estudio del Journal of the Science of Food and Agriculture comprobó que el brócoli cocido en el microondas con un poco de agua, perdía hasta un 97% de antioxidantes.

Jugo de Brócoli

La siguiente bebida es rica en antioxidantes y sustancias que protegen al organismo humano de los efectos cancerígenos de los contaminantes presentes en los alimentos, el ambiente y nuestro propio organismo.

Tómela todos los días en ayunas. El efecto protector contra el cáncer lo puede fortalecer aún más consumiendo brócoli y tomate durante el almuerzo o la cena dos o tres veces por semana.

Ingredientes

  1. Un vaso o 250 cc de jugo de tomate
  2. Una taza de brotes de brócoli crudas o cocidas al vapor por 3 minutos.
  3. Una manzana mediana con cáscara.

Preparación: 

Agregar si lo desea el jugo de medio limón y  pimentón.

La manzana se puede sustituir por una taza de trozos de zanahoria y/o apio.

Preferentemente use vegetales de cultivo orgánico en esta receta. Esta receta es para dos personas.

Mezcle todos los ingredientes y licue por tres minutos o hasta que la mezcla esté homogénea.

Si desea de una consistencia más líquida agregue más jugo de tomate.

Tome en ayunas al menos tres días por semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *