Arvejas y Clarines


De la familia de las leguminosas, las deliciosas arvejas (Pisum sativum) son fáciles de cultivar.

Solo hay que cuidarlas de las aves, quienes tienen la habilidad de abrir las vainas para comerse las semillas.

Época de siembra: Otoño, desde Marzo hasta Junio

Còmo se siembra: en surcos, a 5 cms de profundidad y a una distancia de 10 cms entre plantas.

Se sugiere dejarlas en remojo en agua fría desde el día anterior

Tipo de suelo: Prefiere suelos sueltos y ricos, pero también se da en suelos más pobres. Tiene raíces profundas

Riego: Poco, no resiste suelos encharcados. Si el otoño es lluvioso, no necesita riego

Ubicación: sol, semisombra, al lado de una pared o reja. Es mejor guiarlas para que las vainas no toquen el suelo

Amistades y enemistades: Se puede cultivar junto a brócoli, coliflor, rabanitos

NO sembrar cerca de ajos, cebollas, puerros

Aportes nutricionales: Las arvejas contienen minerales como hierro, fósforo, magnesio, cinc y potasio. Aportan vitaminas del complejo B (B1, B2 y B6) y ácido fólico. Además,vitamina C y betacarotenos (precursores de la vitamina A), por lo que poseen  propiedades antioxidantes.

Como se consumen: Se pueden consumir los brotes, muy tierna se pueden consumir crudas y cocidas.

Los Clarines

De la misma familia de las arvejas, los clarines son flores de corte y hay variedades aromáticas.

Encontramos clarines simples y dobles y de variados colores, desde el blanco hasta el púrpura.

Se siembran exactamente igual que las arvejas.

Tienen un periodo extendido de floración y pueden formar setos muy compactos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *