Aloe Vera – Cómo cultivarla


La aloe vera o sábila, Aloe Barbadensis Miller, es una planta perenne que pertenece a la familia botánica de las Liliáceas.  

Aquí les indicamos como cultivarla.

PROPAGACIÓN

Se propaga por reproducción asexual a partir de los hijos que salen alrededor de la planta madre.  Con mucho cuidado se descubre un poco la raíz principal de la planta madre y con un cuchillo se separan los hijuelos, cuidando que cada uno de ellos salga con raíz. Las mejores estaciones para realizar esta reproducción son el   otoño y la primavera. 

Si la aloe es bien cultivada, de cada una saldrán muchos hijuelos.

Los hijuelos se pueden plantar directamente en el suelo en su lugar definitivo a una distancia entre ellas de 1 metro en un suelo que haya sido  regado el día antes, o en macetas individuales. 

Tipo de suelo: 

Sustrato rico en materia orgánica, con un porcentaje de arena y con buen drenaje.

En maceta ésta debe tener una profundidad mínima de 40 cms. para permitir que las raíces se desarrollen bien. 

 Donde plantarla. 

Ubicarla en un lugar algo húmedo y donde reciba la luz del sol. Lo conveniente sería que estuviese expuesta a la luz solar entre 8 y 10 horas con temperaturas  entre los 16 y los 26ºC. Las bajas temperaturas afectan a las aloes. Lo mejor es entrarlas a la casa o al invernadero  durante los meses fríos.

Abono

Abonar en primavera y verano con un abono natural.  

Riego 

Las aloes  no son cactus. Necesita riegos regulares y abundantes pero cuidando de evitar encharcamientos.

Plagas y enfermedades

No suelen tener plagas, quizá  arañita roja y cochinilla

Arañita roja
Cochinilla

Cosecha: 

A los 2 años. Cortar las pencas más externas con un cuchillo con buen filo.El trozo que quedará en la planta cicatrizará solo en unos días. Después de cosechar, riega.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *