5 errores al hacer almácigos


1.- La calidad de las semillas

Las semillas no germinan. En ocasiones es porque son semillas obtenidas de frutos híbridos y no germinarán. Para asegurarte que empiezas tu huerto con buen pie, consigue semillas ecológicas. Las puedes obtener directamente de los frutos ecológicos que consumas, como en el caso de tomates, limones, pimientos o ajís, etc. También las puedes adquirir en tiendas de confianza, donde las semillas ecológicas tienen su sello que acredita su calidad.

Recuerda que si una semilla no es ecológica u orgánica, es decir, no proviene de una planta ecológica, no te dará frutos ecológicos aunque la hayas cultivado sin tóxicos.

2.- Ahogar las semillas o las plántulas

Nos sentimos generosos y creemos que el agua es buena para las semillas…. pero no es así. Si bien es cierto que las semillas deben estar en condiciones altas de humedad y oscuridad para su germinación, el exceso de agua las mata.

Lo mismo ocurre con las plántulas. En ocasiones hemos pasado con éxito la primera etapa de germinación, ya han brotado las semillas y está creciendo la plántula. Es entonces cuando pensamos que va a necesitar mucha agua y empezamos a regar todos los días. A los pocos días las plántulas mueren.

Las semillas tienen  suficiente humedad si las regamos una vez que las sembramos y pulverizamos con una vez al día, dos en caso de que haga calor y las temperaturas sean altas. Otra opción muy buena es poner una bandeja con agua debajo de los semilleros y ésta mantendrá la humedad del sustrato y se irá absorbiendo poco a poco por las plántulas según la van necesitando.

3.- Moho

Se diferencia perfectamente, esa capa fina de pelitos blancos sobre el sustrato que empieza a extenderse por todos los semilleros. Es inconfundible. El moho crece libremente sobre los sustratos con exceso de agua y en zonas con poca ventilación.

Para evitar este problema tan común iremos a la raíz: el exceso de agua. Riega como te indico en el primer punto. Si el moho ya ha hecho su aparición, puedes usar este remedio casero para el moho en semilleros, es muy sencillo y eficaz.

Además, asegúrate de que los semilleros o almácigos están situados en una zona donde el aire circula y hay buena ventilación. Deja espacio entre los semilleros y no los amontones todos en pequeños espacios, esto favorece la aparición de moho.

4.- La profundidad y temperatura

Dos factores que debemos controlar y que son muy importantes a la hora de favorecer la germinación de las semillas: la profundidad a la que sembramos y la temperatura a la que mantenemos la tierra de los semilleros o planteles.

La profundidad idónea a la que debemos enterrar las semillas debe ser, como máximo, el doble de su diámetro. Normalmente las semillas se entierran a demasiada profundidad y lo que ocurre muchas veces es que, cuando germina, no tiene la suficiente fuerza para abrirse paso hasta la superficie.

En cuanto a la temperatura del sustrato, en general, las semillas tienen mayor éxito de germinación cuando el sustrato se mantiene a una temperatura constante entre los 15 y los 30 ºC. Mira más detalles aquí.

5.- Las plagas

Además de que los semilleros puedan ser víctima de enfermedades causadas por hongos, también se pueden ver afectados por plagas.

En cuanto que notes que en alguno de los semilleros hay plagas, retíralo y sepáralo de los demás, lo mejor es aislarlo para que las plagas no puedan proliferar en otras plantas.

En los casos de las plántulas, es común encontrar a la mosca del mantillo, araña roja, pulgón y caracoles y babosas.

Un remedio ecológico y casero es este spray para plagas que puedes hacer en casa y usar para pulverizar sobre las plantas y semilleros afectados.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *